Abuelos de la nada

julio 31, 2008 at 12:10 am (Abuelos de la nada)

Este grupo pionero del rock nacional tuvo una historia particular a lo largo de toda su carrera. El inicio fue fruto de la casualidad absoluta: en 1968, tras el éxito del tema “La balsa” de Los Gatos, un productor le pregunta a Miguel Abuelo si tenía una banda. Miente con gran convicción y le dice que sí, que se llaman Los Abuelos de la Nada, una frase tomada de un libro de Leopoldo Marechal. El ejecutivo le da cita para grabar, y así se arma la primera formación del conjunto, con Héctor “Pomo” Lorenzo, Micki Lara en guitarra, Alberto “Abuelo” Lara en bajo, Eduardo “Mayoneso” Fanacoa en órgano y Pappo en guitarra. También participa Claudio Gabis, luego de Manal.

Graban dos temas con letra de Pipo Lernoud, entre ellos la psicodélica “Diana divaga”, que rescata el espíritu de aquella época. No obtienen mayor repercusión y Miguel Abuelo deja la banda para iniciar una carrera solista en el sello Mandioca y luego viajar a Europa en pleno furor del hippismo y el amor libre, donde permanece durante toda la década del 70.

La segunda etapa de Los Abuelos de la Nada transcurre en los comienzos de los 80, cuando recorren el circuito under y se convierten rápidamente en una de las agrupaciones más populares del país, líderes de una corriente de pop-rock y rock latino que podía sonar en el circuito de discotecas. El artífice de esta etapa es Cachorro López, quien conoce a Miguel Abuelo en Ibiza y lo convence de volver a la Argentina para reformar su vieja banda. Se suman el guitarrista Gustavo Bazterrica, el joven tecladista Andrés Calamaro y el saxofonista Daniel Melingo, todos ellos cantantes y compositores de temas que Miguel Abuelo permitía incluir en shows y discos, sabiendo que de esa variedad iba a salir una personalidad única y distintiva.

Graban un demo y al poco tiempo reciben la propuesta de Charly García de producirles el álbum debut, que incluye hits como “Sin gamulán” y “No te enamores nunca de aquel marinero bengalí”. Tocan juntos por todo el país y son teloneros de su gran recital en el estadio de Ferro. Pero el gran despegue de Los Abuelos llega en 1983, con un Obras propio, otro junto a Rubén Blades, y un Vélez a fin de año, para presentar Vasos y besos, donde el gran hit era “Mil horas”. El furor ya es imparable: hacen varios Luna Park, viajan a Ibiza para grabar su tercer álbum y lo presentan en el teatro Coliseo, ya sin Melingo ni Bazterrica. Se decide hacer un disco en vivo y en 1985 participan del antológico festival Rock & Pop en Vélez.

A esta altura, las fricciones personales y las ambiciones de hacer carreras propias termina por desarmar al grupo: se van Calamaro y Cachorro, y Miguel Abuelo intenta mantener al grupo con vida junto al legendario guitarrista Kubero Díaz, Juan del Barrio en teclados, su sobrino Chocolate Fogo en bajo y el baterista de siempre, Polo Corbella. Siguen tocando en vivo con gran éxito, e incluso imponen un hit nacional con “Cosas mías”, del álbum homónimo, pero se separan a fines de 1986. Miguel Abuelo muere el 26 de marzo de 1988.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: